Constitución Política del Perú

1 Comment
    Un libro muy cómico

César Hildebrandt
a matarse de risaEl libro que podría haber firmado Sofocleto, que podría haber escrito Nicolás Yerovi, que merecería la firma de Federico More, el libro más chistoso de estos reinos y páramos amenazados se titula “Constitución Política del Perú”.

Es para matarse de risa
Dice por ejemplo: “El Estado propicia el acceso a la cultura y fomenta su desarrollo y difusión” (artículo segundo, inciso 2). Carcajada estruendosa. Recordemos los impuestos jamás derogados para los libros.

Dice también este evangelio de comediantes: “El Estado reconoce y protege la pluralidad étnica y cultural de la Nación. Todo peruano tiene derecho a usar su propio idioma ante cualquier autoridad mediante un intérprete” (artículo segundo, inciso 19). Risa zanjuda de Martha Hildebrandt.

Fabula así este mamotreto que supera a Ña Catita: “Toda persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad” (artículo segundo, inciso 24). Risas de los medios de comunicación cuando reservan la frase “supuesto delito” sólo a los casos que involucran al blanquiñosismo. Porque todos los negros, indios y cholos son, de frente y con foto del Reniec, culpables de lo que la policía tenga a bien.

Más humor de sal gruesa: “Los medios de comunicación social deben colaborar con el Estado en la educación y en la formación moral y cultural” (artículo 14). Pepe Olaya y Augusto Bressani acataron ese mandato casi al pie de la letra.

Siguen los chistes: “El Estado determina la política nacional del ambiente. Promueve el uso sostenible de sus recursos naturales” (artículo 67). ¡Pero si la única entidad que podía hacer algo al respecto (la Conam) ha sido desactivada por el billetón de los mineros! Y el Inrena sirve para sacar las últimas caobas.

Digno de Camotillo –a la luz de lo de Majaz– es el artículo 68: “El Estado está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas”.

Firmable por Carlín es este juramento: “El Estado promueve el desarrollo sostenible de la Amazonía con una legislación adecuada” (artículo 69). ¡Pregúntenle a Carranza y se revolcará sobre la alfombra de puras risotadas!

A matarse de risaPero aquí viene lo mejor
“El Estado apoya preferentemente el desarrollo agrario” (artículo 88). Chaplin es un adefesio. Groucho Marx es aburrido ante esta epopeya de la carcajada.

Y la cereza en el helado quizás pueda ser esta: “Las Comunidades Campesinas y las Nativas tienen existencia legal y son personas jurídicas. Son autónomas en su organización, en el trabajo comunal y en el uso y la libre disposición de sus tierras, así como en lo económico y lo administrativo, dentro del marco que la ley establece. La propiedad de sus tierras es imprescriptible, salvo en el caso de abandono previsto en el artículo anterior. El Estado respeta la identidad cultural de las Comunidades Campesinas y Nativas” (artículo 89). ¡Peligro de ahogamiento por tanta risa!

La Constitución del Perú es un libro de humorismo involuntario, cinismo en ristre, sarcasmo por toneladas. Es el libro más chistoso que se haya escrito en la literatura peruana. La Constitución del Perú debería llevar la firma del Guasón.

One Response to “Constitución Política del Perú”

  1. Edgar Qullana

    El papel aguanta todo, los artículos de la Constitución Política del Perú CPP, necesariamente no cumple, para mi es gracioso, para matarse de risa y no usarlo, cuando entendemos las leyes necesitamos sus bondades, pero, si cumple por la voluntad billetito. Cada pueblo étnico, debería tener su propia constitución en base a su identidad autóctona originaria como aymaras, quechuas y demás etnias.

    Responder

Leave a Reply