El indianismo aymara contra el esoterismo chamánico

Su comentario

Ideología: El indianismo aymara contra el esoterismo chamánico

Franco Limber / periodicopukara.com
Para desarrollar la idea central de este escrito, examinaré las nociones centrales de los chamanes, místicos y curanderos espirituales que aparecieron en las ultimas décadas a lo largo del territorio americano, para ello haré un parangón de las ideas de Deepak Chopra con las divulgadas por los esotéricos andinos-amazónicos, ambas corrientes no tienen diferencias sustanciales en el manejo de conceptos basados en charlatanerías espirituales publicitadas con entusiasmo por blanco-mestizos que se han interesado en lo “indígena”.

El indianismo aymara contra el esoterismo chamánico
El indianismo aymara contra el esoterismo chamánico

Estas ideas proliferaron gracias a excéntricos individuos quienes inventaron concepciones ilusorias que están alejadas abismalmente del mundo real del nativo, me parece importante hacer notar que esta proliferación de seudo-curanderos espirituales no es nociva en tanto se mantenga en el campo de la tradición y el folclor, lo preocupante es cuando tales ideas esotéricas son llevadas al campo de la política y, cuando ello se con-vierte en parte del discurso político con el fin de embrutecer al conglomerado nativo.

También es crucial entender cómo actúan estos místicos cuando elucubran engañosas prácticas e ideas con el solo propósito de estafar a los que usualmente tienen interés en conocer el mundo andino-amazónico; finalmente, esbozaremos las ideas generales delindianismo científico, un pensamiento nuevo para el desarrollo aymara.

1. Contra el esoterismo
Enfrentarse a estas ideas fantasiosas es crucial necesidad para los proyectos ideológicos indianistas-kataristas que buscan su desarrollo en términos de economía y política.

Sin duda la etnia aymara es la que muestra mayor progreso en pugnar espacios de poder dentro del Estado y la sociedad civil, lo preocupante es que estos proyectos políticos se ven rezagados al tener como parte de sus aspiraciones políticas las ideas esotéricas dentro de su marco discursivo.

Para demostrar tal retraso, veremos el absurdo en el manejo de estas tesis en la práctica política. Uno de los divulgadores mas conocido de esta seudociencias es el “guru”: «Deepak Chopra, es un escritor, conferencista y médico (real) indio que decidió dejar el camino de la Ciencia, por el más lucrativo camino de la pseudociencia».

Esta definición es peculiar porque nos acerca a cómo los místicos usan terminología fantasiosa con el único propósito de acumular dinero; el caso boliviano más notorio se encuentra representado por el actual canciller Fernando Huanacuni, de profesión abogado; pero Huanacuni no ejerce el cargo de ministro de Relaciones Internacionales por sus cualidades de jurista, sino por su arlequinesca práctica y manejo lingüístico de los rituales andinos.

Pareciera así que con el único motivo, (y muchos lo corroboran) es acumular dinero y gozar de los espacios de Poder en el actual gobierno colonial boliviano.

Para seguir en la comparación: «Deepak Chopra proviene de una larga línea de espiritualistas seudohindúes que gustan de hacer dinero a costa de los ciudadanos occidentales».

La actual elite que gobierna Bolivia ha manejado «excepcionalmente bien» el discurso “indígena” para lograr una imagen en el exterior de aparentes cambios en la estructura social nacional. Tal cosa ha sido posible mediante la movilización de esotéricos y místicos originarios a través de sumas importantes de dinero.

Sin duda han tenido efecto, ya que ha llamado la atención de los extranjeros quienes en su ingenuidad creen en la existencia de un gobierno indígena en Bolivia. Esta movilización de esotéricos nativos en los primeros años de gobierno de Evo Morales ha repercutido en otros países, principalmente Perú y Argentina, donde como por arte de magia han aparecido místicos y chamanes de piel blanca ejerciendo como “sacerdotes indígenas”, cosa que es graciosa, en muchos sentidos.

La Reconstitución del Collasuyu
Tiwanaku

A estos espiritistas sin duda los podremos identificar por el manejo imaginativo de palabras, así como: «Chopra, empaca profundamente un vasto vocabulario de estupideces cuánticas sin sentido en un espacio muy pequeño con la finalidad de confundir a las víctimas».

No basta ir muy lejos para ejemplificar cómo estos chamanes se aprovechan de un público ávido de espiritualidad… En nuestro país el místico Javier Medina es uno de estos que le gusta engañar a todo infeliz extranjero. Éste utiliza terminología de las ciencias naturales para mentir a través de su escritura. En este sujeto se pueden hallar enunciaciones como las siguientes: «busca un equilibrio de lo bosónico y fermionico desde una matriz bosónica».

Así como este, hay una gama amplia de cazadores de ilusos. Podemos citar también al peruano Javier Lajo, quien verborrea: «El Amaro Ñan, o camino de la verdad usando de la “laqa-Paqa” en este umbral de conciencia que es el Kay Pacha, y ampliarlo hasta atravesar el “Punku”, o puerta inka trapezoidal que nos abre la comunicación con nuestro par verdadero, con el “cosmos”, con la zona en que habita el “Wauqui” o “Nagual”, con la zona que esta mas allá de la civilización».

Utilizando construcciones verbales al puro estilo de Paulo Cohelo, este personaje juega con las palabras sin mas sentido que aparentar sabiduría. Muchos otros blanco-mestizos de baja ralea como Jorge Medina aportan en este juego del esoterismo embaucador y expectora lo siguiente:

«…podemos aseverar que las sociedades amerindias son espacio-céntricas y la visión del espacio-territorio es holonómica, tetra-dimensional y compleja».

Tristemente existe una lista amplia de este tipo de individuos que tienen complejo de astrólogos, esotéricos y chamanes y que han producido una serie de conceptos y definiciones que denigran al intelecto, sobre todo de los aymaras.

Así como estos, existen otros enemigos de nuestras razas nativas que aprovechándose de la imagen andina-amazónica se posesionan como intelectuales o “gurus” dentro de un corpus imaginado de ideas que no hacen otra cosa que ridiculizar a los originarios de los pueblos indios del continente americano.

Lo preocupante no es que estos esotéricos existan y se embolsillen dinero, lo trágico es que sus ideas espurias sean parte del discurso político, con el fin de idiotizar a la mayoría de autóctonos de estas tierras, que estas ideas llamadas “filosofía andina” o “vivir bien” sean el sustento de un proyecto que mantiene en estado miserable a los pueblos originarios, asemejándose a un anestesiante para adormecer las acciones rebeldes de la indianidad y de quienes buscan mejorar sus condiciones de vida como: el acceso a la salud o la educación de calidad.

Sobre todo, ese discurso sirve de soporte para mantener una elite política en el ejercicio del Poder, quienes ignoran la realidad lacerante del aymara-keswa.

2. Los miserables chamanes de estas tierras
Algunos carácteres de estos esotéricos es manejar argumentos falsos desde su ignorancia, de manera que no pueden defender su posición cuando son refutados por los verdaderos nativos.

En ese sentido, solo se presentan como místicos en públicos ajenos a la vivencia aymara, ya sea en países extranjeros o en círculos urbanos blanco-mestizos, público sin duda ignorante de la espiritualidad autóctona.

El chamanismo es un producto del postmodernismo y son los esotéricos quienes difunden la irracionalidad de esta tendencia filosófica. Su retórica está plagada de un carácter religioso mezclada con principios de la ciencia natural. Se compone de una metafísica vacía, ornamentada de frases seductoras dirigidas a un público caracterizado por sufrir un vació existencial.

La totalidad de estos esotéricos son ignorantes en materia de ciencia, quienes hacen un esfuerzo grosero al defender su posición ideológica.

Una experiencia personal es haber escuchado a la cantante Martina Porto Carrero en un seminario, ella dijo lo siguiente: «los antiguos ancianos podían comunicarse telepáticamente». Hubo quienes asumieron ese dislate como verdad irrefutable. Lo lamentable es que estas ideas son compartidas ampliamente en otras latitudes del continente. ¿Existe una esperanza?

3. El indianismo científico: un enfoque nuevo para el pensamiento aymara
El desarrollo de las comunidades autóctonas de la tierra india debe estar en absoluta permanencia con el conocer científico. Esto no es una apreciación novedosa sobre el tema, solo ha sido olvidada y jamás asumida, incluso menospreciada; la modernidad está ligada al desarrollo tecnológico e innovación en las ciencias, sobre todo las ciencias naturales, las limitaciones existentes de los indianistas primigenios no ha posibilitado el trabajo en este campo; por las condiciones actuales del acceso al conocimiento por medio del Internet es posible empezar un nuevo ciclo del indianismo: el indianismo científico.

Año Nuevo Andino
Pachamama Madre Tierra

Para ello es necesario desprenderse de prejuicios sectarios, es requisito eminente el desprenderse de los complejos de inferioridad y un sentimiento de “oprimido”, como del predominio esotérico en el discurso ideológico: la intención e importancia de este campo ha sido tenuemente mencionada en los trabajos de Fausto Reinaga: La ciencia Inkaria fue para la vida y por la vida.

Tiwanaku es un ejemplo palpable de la importancia del dominio de la técnica. La conformación de un segundo Tiwanaku es la meta para este siglo y una revolución del pensamiento aymará es fundamental. La revolución Amautica es la revolución científica. Sale de la ciencia y va en pos de la ciencia.

POSEER LA CIENCIA. PENETRAR LA CIENCIA: La verdad científica sobre el origen de nuestra galaxia, si hay vida en otros planetas y galaxias. Estas ideas de Reinaga, aunque incipientes, nos animan a entender el universo, su complejidad. La física es la disciplina que nos posibilitará, a los aymaras, alcanzar grados de razonamiento práctico.

Sin duda la destrucción de los esotéricos difusores la “cosmovisión andina” es tarea imperativa. Deben ser aniquilados del imaginario colectivo y sus paradigmas filosóficos deben ser borrados del discurso político indianista.

Reinaga habla ya de la importancia de este nuevo paradigma del indianismo: El pensamiento Indio nace de la Ciencia y salva la humanidad. Las ideas del indianismo científico se traducen en la apropiación de la técnica. Sin la técnica no es posible la creación real y práctica de este pensamiento.

Las cualidades ya los había mencionado Reinaga: El cerebro que produce pensamiento y ciencia es venerado… Es sagrada la libertad de investigación y creación científica…

Todas estas ideas ligeramente apreciadas de Reinaga, primigenias en el contexto, nos dan paso a trabajar un nuevo enfoque, que si bien son de completa desligazón en lo afectivo, han de engrosar poderosamente en el paradigma indianista de desarrollo social. Cuando se de pie al trabajo operativo de los esquemas para una ciencia aymara, se podrá ejemplificar los lineamientos propios del pensamiento indio ante la sociedad, la contribución es real cuando es demostrable.

Cúpula de la Iglesia Católica
Iglesia Católica

En el caso de Bolivia podemos observar una inexistente contribución o inversión en el capital humano; al contrario, el sistema educativo boliviano idiotiza el cerebro indio, el niño aymara es extirpado de su capacidad creativa desde que ingresa al sistema escolar.

Existe una materia de enseñanza llamada “religión” que es obligatoria en todas las gestiones, en muchos establecimientos educativos se los cursa dos veces por semana. Sumando a esto que gran parte de las actividades extra curriculares están ligadas a iglesias católicacristianas; he aquí la evidencia que el actual gobierno plurinacional de Evo Morales no es ni descolonizador ni revolucionario.

El gobierno, cuando podría impulsar el desarrollo académico en disciplinas naturales se sube al barco esotérico comandado por su sacerdote indígena Fernando Huanacuni; por lo visto, es casi imposible que las ideas creativas se desarrollen en este entorno nocivo para el cerebro. El indianismo científico, como parte de la ideología india, liberará al niño aymara del actual ambiente embrutecedor.

Bolivia es miserable por dos razones: la religión judeo-cristiana es parte de su sistema educativo, y el marxismo-socialismo es parte del discurso político.

Estas dos enfermedades sociales mantienen al indio en total retraso; por otro lado el neo-indianismo es libertario, libera de prejuicios, libera de dogmatismos, incentiva a la autocrítica, a la reflexión y al arte creativo, estas son cualidades inherentes del ser humano; los ambientes destructivos como los que existen en Bolivia son los responsables de obstaculizar los procesos de avance creativo; por esto, ser gobierno indio es un objetivo primordial para todo aymara libertario que busca cambiar esta amarga realidad.

4. Conclusiones
Es notoria la influencia de las formas de pensar anti-indias. Vivimos en un enclaustramiento aymara debido a: la expansión del esoterismo en nuestras tierras originarias; la enseñanza obligatoria del cristianismo en los colegios; el discurso político socialista como retórica para afianzarse en los espacios de Poder como: el “proceso de cambio” “la descolonización” y la “revolución científica”, que son solo cortinas publicitarias que en la práctica son completamente alejadas de la vivencia del indio; por lo que, la asunción del indianismo científico es crucial para establecer nuestro nuevo Estado Aymara, en el que predominará la ciencia natural y social como objetivos primordiales con la inversión en el capital humano, abismalmente diferente a los gobiernos q’aras que hasta hoy han dominado al indio sumiéndolo en completa ignorancia, obvio, con el objetivo de mantener los beneficios del Poder a costa del indio atrasado.

El indianismo aymara es la alternativa del pensamiento creativo, los principios generales de este pensamiento se encuentran en: el pensar creativo, el incentivo la innovación; adentrarse en la globalización disputándose espacios económicos y simbólicos, planificar en futuro, fomentar la inversión en la tecnología, y despojarse del pasado emotivo; estos breves principios son la razón de nuestra lucha, la mía y, base ideológica de nuestra nación aymará para afrontar el futuro.

Deja un comentario

* campos requeridos