contra los yanquis

Su comentario

En Bolivia, todos contra los yanquis
por: Carlos Aznárez

Desde ese infinito que siginifica el corazón latinoamericano, se levantaron voces que con furia reclamaron justicia para el pueblo boliviano

Bolivia y Venezuela, una misma lucha
Como en febrero de 1989 en Venezuela (con el Caracazo), como el 20 de diciembre del 2001 en Buenos Aires, ahora el pueblo boliviano ha ganado la calle para gritar su hartazgo a la política criminal de seguir del FMI efectivizada por sus laderos locales.

Ya lo había advertido en Porto Alegre el presidente Venezolano Hugo Chavez: “si las oligarquías no frenan su deseo de seguir despojando a las clases más humildes, los pueblos van a salir a pedir justicia”.

Esto es lo que ocurre hoy en las calles de La Paz, Cochabamba, Potosí y el resto del país. La necesidad de cumplir a rajatabla con las imposiciones del gobierno trasnacional financiero, con sede mayoritaria en Washington, ha llevado al mandatario Sanchez de Lozada a elegir el camino del suicidio político por tener que reprimir a balazos a un pueblo que ni siquiera lo votó y vio como su candidato natural, el diputado campesino Evo Morales, era despojado de un triunfo electoral que le correspondia legalmente.

Goni sumiso
Pocos meses le han bastado a Goni Sanchez Lozada para demostrar que sólo podía actuar como un sumiso y obediente mandadero de los yanquis. Primero fueron los bloqueos de carreteras lanzados hace un mes en el Chapare y otras regiones, que fueron respondidos con la brutal represión del ejército y la policia.

Y ahora, esta vuelta de tuerca en la que ya ni siquiera los uniformados que hasta ayer tiraban contra el pueblo han podido avalar un impuestazo que significaba para los sueldos de los pocos que conservan el trabajo en Bolivia, una abierta estafa a su dignidad.

En Bolivia, como ocurre en otros puntos del planeta donde se enfrenta al imperialismo yanqui, todos han elegido bando desde el cual expresarse. Enfrente de la población humilde están la oligarquía y los militares que estan apostando, bajo cuerda, para que su candidato natural el torturador Manfred Villa se haga con el gobierno. De allí, que el pueblo no se haya quedado en sus casas y conformado con las promesas de un presidente que ya no gobierna, y se lanzara a pelear cuerpo a cuerpo la necesidad imperiosa de cambios estructurales.

La prensa indigna
Como en otras ocasiones, los medios de comunicación locales y otros de Latinoamérica, tan afines a criminalizar a los luchadores populares, se alinearon con los represores, irradiando una imagen de un país que ha caido en manos de una “turba de delincuentes y saqueadores”.

El mismo argumento utilizado en Argentina en diciembre del 2001 (donde la policia asesinó a 38 manifestantes) o en junio del 2002 cuando el Puente Pueyrredón masacraron a Maximiliano y Darío, piqueteros del MTD Aníbal Verón.

Los dientes del MNR y el MIR
Además, los partidos políticos, como el MNR y el MIR vuelven a mostrar los dientes a la hora de las definiciones, sumandose a la idea de que “al caos sólo se lo para con orden y disciplina”.

Veinte muertos en 48 horas serían la receta que aconsejan los dirigentes de ambas formaciones, que junto con el partido del ultra derechista Villa y la agrupación del repudiado Sanchez Lozada, conforman el arco de los mal llamados democratas bolivianos.

Los dirigentes naturales
En el otro andarivel, junto a sus dirigentes naturales, como Evo Morales, Felipe Quispe y muchos anónimos dirigentes campesinos, obreros y mineros, los bolivianos están escribiendo otra página de gloria en su enfrentamiento contra el capitalismo salvaje.

Para muchos de los que en estos momentos se juegan el pellejo en el levantamiento, este proceso no tiene retorno. O se logra consolidar un gobierno en el que esté representado el Estado Mayor del Pueblo (una coalición que agrupa a las organizaciones más representativas del campo popular) o los enfrentamientos contra los militares fascistas se van a multiplicar y extender como reguero de pólvora.

Latinoamérica no puede dejar sola a Bolivia en semejante coyuntura, ya que se trata de un nuevo eslabon de la gran batalla antimperialista en la que estan comprometidos sus pueblos.

Para frenar a quienes se quieren llevar el gas boliviano, a aquellos que desean quedarse con el agua o sumarse al ALCA para sangrar aún más al continente, es necesario alimentar la llama de la revolución boliviana que ya ha empezado a germinar como lo soñaran Tupac Katari y Bartolina Sisa, patriotas de antaño que dibujaron en la rebelde tierra mezcla de aymaras y quechuas, la bandera multicolor de la independencia.

Deja un comentario

* campos requeridos