Salar de Uyuni - Bolivia

T u p a c - K a t a r i

Sistematización de Warisata Escuela-Ayllu 1931-1940

Elizardo Pérez, WarisataRESUMEN EJECUTIVO.-
Año 1931, en el Ayllu de Warisata, se realiza una asamblea a la que asiste Elizardo Pérez, como representante del Estado Boliviano y Avelino Siñani, de parte de los comunarios, donde se acuerda fundar una Escuela. Los comunarios se comprometen a aportar en terrenos, materiales y mano de obra, el Estado con profesores y capital económico. La Asamblea termina en un abrazo entre Avelino Siñani y Elizardo Pérez, en señal de aceptación.

Año 1940, el Núcleo de Warisata, tiene una construcción de dos pisos de estilo neotiahuanacota, rodeada de sembradíos y de 33 pequeñas escuelas en las Provincias Los Andes, Omasuyos, Camacho y Larecaja, lo que constituye el Núcleo o la Marka. La excesiva demanda de profesores rurales y la construcción de escuelas, originan la Normal para profesores indígenas, fundada hace dos años con sus respectivos egresados.

Año 1940, sistema Nuclear en Bolivia, cuenta con 16 Núcleos, instituidos bajo el Reglamento de Educación Indigenal de 1939, y que había concretado toda la experiencia de Warisata, lo que se llama la época de oro de la Educación Indigenal y que fueron impulsados y protegidos por la política educativa de los gobiernos de los presidentes José Luis Tejada Sorzano, David Toro y Germán Busch.

Año 1940, Sistema Nuclear en Latinoamérica; Bolivia impulsa y organiza el Primer Congreso Indigenista Latinoamericano, que debía realizarse en Warisata y que se llevó a cabo en México, a donde lleva una ponencia que resume los principios ideológicos de la Escuela Ayllu de Warisata y que fue aprobada a nivel internacional. Los gobiernos de México, Perú, Ecuador, Guatemala, EEUU, Venezuela, Colombia, desarrollan políticas educativas bajo las recomendaciones del Congreso, posteriormente Cuba las aplicaría totalmente.

Mientras en México admiraban los avances realizados en Bolivia, en la misma patria de origen, tras la caída del Presidente Germán Busch, la rosca minero feudal arremete contra los Núcleos Indigenales, sus directores son destituidos, las escuelas saqueadas, los estudiantes perseguidos, lo más atroz sucedió en el núcleo de Casarabe, donde los trescientos educandos fueron asesinados con el pretexto de que las escuelas eran células comunistas.

Si comparamos con los diez años de Capitalización y Reforma Educativa, más los trescientos millones de dólares invertidos ¿Qué logramos? Nada, pero ¿Cómo es posible que en menos de diez años la escuela de Warisata, haya desarrollado tanto hasta irradiar sus técnicas al continente Americano? El secreto está en el Modelo de Ayllu, que es la forma de pensar y actuar del hombre andino.

Es tan importante este descubrimiento, que a partir de ahora empieza la era del indigenismo técnico, el Pachakuti, pues todas las propuestas deberán llevar el sello inconfundible del Modelo de Ayllu, que se contrapone al Modelo Neoliberal, fundamentado en antivalores. La cuestión será cómo utilizar esos principios como variables en los distintos proyectos.

Este modelo sistematizado era casi un misterio, el cual en vano buscaron los antropólogos, sociólogos o investigadores en esta parte de América y que estaba oculto en el libro de Warisata Escuela- Ayllu, que nuestros abuelos nos dejaron “Como testamento para las generaciones futuras” y que contiene toda la sabiduría del mundo andino, de las naciones originarias, del Imperio Incaico, del antiguo Aby Yala.

El Modelo de Ayllu, se basa en cinco valores o principios universales más uno, la liberación, la organización comunal, la producción comunal, la revalorización de la identidad cultural, la solidaridad y reciprocidad, y la comunidad como sustrato de ellos; representando el cuerpo y los cinco miembros mutilados de TupakKatari, que fueron esparcidos por varias provincias, simbolizando el Ayllu perforado, dividido. Unir esos aspectos es volver a estructurar el Ayllu y cumplir lo que dijo Tupak Katari, “volveré y seré millones”.

La presente sistematización abre muchas expectativas en historia, pedagogía, literatura y filosofía, sin tocar las demás ciencias como sociología, antropología, etnografía, y muchas otras. Históricamente, Warisata Escuela- Ayllu, es el hito más importante en la República.

Pedagógicamente es la única experiencia Indigenal de esa clase en la vida nacional. Literariamente, los comunarios, en su afán de leer y escribir, habían escrito una epopeya. Filosóficamente, dicho modelo nos brinda un sinfín de posibilidades para lograr muchos objetivos como una Revolución Cultural de las Naciones Originarias, leyes, propuestas municipales hasta la esperada asamblea Constituyente, pues responde a nuestro peculiar modo de ser y pensar.

Liberación.- El anhelo de aprender a leer y escribir como forma de reivindicación de los derechos de los indígenas y la defensa de las tierras comunales, les hicieron tomar conciencia de que no se podían educar para pongos, así la educación generó un movimiento social bajo una Causa Sagrada o fuego liberador.

La construcción de escuelas era un deber ineludible que se lo realizaba bajo juramento comunitario, logrando el desarrollo humano con un
entusiasmo inusitado, siendo factores de autodeterminación para los pueblos originarios. La educación como esperanza y futuro, era una nueva forma de rebeldía indígena, que no estaban dispuestos a tolerar los patrones y miembros de la clase media gobernante.

Organización comunal.- El autogobierno y organización del núcleo de la Escuela y el Ayllu o de los otros 16 núcleos, lo ejercía el Consejo, Parlamento Amauta, Cabildo o Capitanía, con férrea, honrada y disciplinada dirección logrando el éxito en cada una de sus sabias decisiones; instituciones que recordaban la Ulaqa ancestral, válidas tanto para el oriente como el occidente.

Una asamblea comunal elige representantes por consenso, formando un Consejo Administrativo, a su vez se desprenden las Comisiones, que ejercían prácticamente el mandato, y ambas son articuladas por un Director. Su gestión se realiza por prestigio y en retribución a la Comunidad, ésta última como sustrato de la Escuela.

Producción Comunal.- La estrategia educativa productiva del Aula, Taller, Sembrío, Ayni y Ma Ch´amaki, (Un solo esfuerzo) desarrolló industrias, cooperativas, ferias y empresas agropecuarias, dirigidas al autoabastecimiento mejorando las condiciones y calidad de vida.

Es de preguntarse qué no tenían, pues sus despensas estaban siempre llenas, ya que en los talleres y sembradíos se producía de todo, no sólo cosas utilitarias, -ya que el Palacio de la educación salió íntegramente de los materiales de la región circundante y de las manos de los comunarios - sino artísticas, dando origen al arte neo InDio.

Revalorización de la identidad cultural.- Un componente de identidad cultural muy fuerte emanaba de este centro educativo, que revalorizó todo lo que significaba nuestra cultura, enalteciendo y protegiendo los valores morales,éticos, estéticos, religiosos, ecológicos, idiomáticos, patrimoniales, etc. Pues su misma estructura se basaba en los fundamentos del Ayllu y la Marka, herencia de varios siglos atrás. Demostrando que tales conocimientos, eran
actuales y productivos.

Solidaridad y Reciprocidad.- El consenso, la colaboración y compromiso comunal en las actividades escolares sin diferencias sociales de tipo étnico-económicas, bajo instituciones tutelares ancestrales como el Ayni, la Mink´a, la Utawawa, la Tayka, la Marka y otras, es la expresión de complejas relaciones de intercambio-retributivas- económico-éticas: de y hacia el ser comunario, la comunidad, la tierra e ideales, logrando la prosperidad y expansión
geopolítica del campo hacia la ciudad, (sistema nuclear), la nación y Latinoamérica.

La Comunidad.- Es el sustrato de los valores o principios fundamentales del Modelo de Ayllu, también puede representar a la sociedad, la ciudad o el Municipio.

---ooo---

Fue una época gloriosa y trágica, nació un 2 de agosto de 1931, tuvo un desarrollo excepcional y fue destruida miserablemente en 1940, por el mismo Ministerio de Educación que estaba al servicio de la rosca minero feudal de ese entonces...

No me equivocaba al decir que era una Biblia y que Dios me perdone, pero una Biblia para predicar, llena de sabiduría, amor, entrega y apostolado. Así se rescataría finalmente “Warisata Escuela-Ayllu” de 1931 a 1940, cuasi una década que parecía irremediablemente perdida, obnubilada, y sobrepuesta por los falsos brillos de la revolución de 1952.

Es injusto que educadores, historiadores, políticos, indianistas, indigenistas o artistas, desconozcan por completo el verdadero origen de la revolución del 52.

Porque esa revolución no se hizo de la noche a la mañana. El 52, se había iniciado en 1931, en Warisata. Lastimosamente de la revolución que irrumpe se apodera la clase media, los destellos que luce opacan todo lo hecho hasta entonces y lejos de volver la vista 10 años atrás, se dispara en otro sentido y 50 años más adelante, acaba en una revolución agotada en sí misma.

No podía ser peor el resultado de esas tierras repartidas como queso, más miserables que antes, con altos índices de analfabetismo y desnutrición, pese a supuestas leyes de Reforma Educativa, instalación de miles de escuelitas pobres y asesores pedagógicos.

Bolivia como Estado se debate en el caos, la injusticia social, la corrupción, la crisis de valores e identidad cultural, la falta de empresas e industrias, la desesperante miseria en el campo, el aislamiento pasivo de la ciudad, la violencia, la inseguridad ciudadana, el más altoíndice de mortalidad infantil, la intervención de un imperio, la política neoglobalizadora de las transnacionales que exacciona capitales y materias primas, males que sin embargo
sucesivos gobiernos en dictadura o democracia, no se han remediado...

Rindamos un homenaje a esos apóstoles sufridos, escarnecidos, perseguidos y olvidados por las armas de una revolución mal entendida y peor llevada. Obras son amores y no buenas razones.

Warisata, no había cumplido ni diez años desde que empezó con el primer adobe y las primeras letras cuando ya había sacado dos primeras promociones de maestros rurales, se expandió en dieciséis núcleos por toda la nación y obtuvo resoluciones en materia educativa aprobadas en el Primer Congreso Indigenista Latinoamericano.

¿Cuál era el secreto de tanto prodigio? El modelo de Ayllu o el paradigma lógico andino, ¿Qué sería actualmente la Escuela después de setenta años de su inauguración si no la hubieran destruido? Sin duda alguna hoy florecería ya una Universidad, tendría Institutos de Investigación, de Experimentación y de Intercambio Cultural, cientos de fábricas e industrias y no existirían diferencias entre la educación en la ciudad o el campo, sería quizás mucho mejor y atrayente la educación en el área rural. El InDio se alzaría orgulloso de ser el incorruptible defensor de nuestros recursos naturales, el guardián, el abanderado de la educación, de la producción y el generador del desarrollo de la nación y de Latinoamérica.

Tendríamos generaciones de intelectuales y artistas aymaras, quechuas, guaraníes, de una Bolivia transformada con dignidad y cultura propia. Nuestros vecinos deseando venir a Warisata para intercambiar conocimientos y obligaciones con los comunarios. El campo sería una maravillosa ciudad...

El peor enemigo es el olvido o relegarla a un conocimiento superficial, como cuando fui a comunicar mi deseo de presentar este tema al concurso me dijeron que no era necesario ni estaba considerado dentro la expectativa del concurso, pues para los funcionarios del CEBIAE, era un experimento histórico, como decir de la prehistoria y fue admitido a duras penas por el delito de no ser actual, otros le confieren sólo un ámbito geográfico diciendo que eso sólo existió allá en esa idílica isla que fue Warisata o deducir que las enseñanzas del Ayllu sólo son buenas para el altiplano no así para el oriente ¿Estarán los motivos ocultos en la Reforma Educativa? ¿En el mismo sistema capitalista neoglobalizador? ¿En la ignorancia? ¿En la flojera del sistema normalista tradicional? Como fue una experiencia que sucedió hace más de sesenta años fue dificultosa su reconstrucción ya que tenemos muy pocos documentos escritos tomando en cuenta que había intereses creados en ocultar esa década. Se utilizaron cuatro fuentes básicas.

Primero el texto de Warisata Escuela-Ayllu, de Elizardo Pérez, quien recibió del Parlamento Amauta el insólito encargo de escribir la Historia de Warisata, veinte años después de la destrucción de las escuelas, como “Testamento para las generaciones futuras” Siendo el mismo Parlamento Amauta y el Cabildo de Llica, los que asumieron el financiamiento de la obra.

Segundo, adjunto en forma de vídeo, la exposición fotográfica “Warisata Mía”, de Don Carlos Salazar Mostajo, cuyas fotografías corroboran exactamente lo que se dice en el libro mencionado.

Tercero, la obra de Don Carlos Salazar Mostajo como de consulta, cuya bibliografía se adjunta al final. Por que a lo largo de toda su vida se ocupó de defender la Escuela analizando serenamente las continuas críticas de que era objeto para identificar la naturaleza de sus detractores y sobreponerse a ellos.

Cuarto, para corroborar lo escrito en el libro, invitamos a visitar el palacio que majestuoso y misterioso se alza en la pampa camino a Sorata.

El viajero no se explicará nunca qué hace allí ese edificio único en su género, en medio de la árida pampa del Altiplano, donde todas sus bellezas dignas de ver son iglesias, paisajes o ruinas prehispánicas, sin embargo esta artística Escuela, de estilo neo tiahuanacota, que se divisa en la altipampa a los pies del majestuoso Illampu, existe todavía como impertérrito testimonio de esa admirable epopeya y fue construido en el fragor de la lucha por la liberación indígena, sin proyectistas, ni consultores, ni arquitectos, ni ingenieros, ¡sino por humildes pero audaces comunarios, profesores, artistas, estudiantes, el maestro de carpintería, de herrería, de albañilería y el director!.

Hasta ahí creímos en la humildad y sencillez de los constructores de Warisata, sin embargo, posteriormente, corrigiendo el texto, se insertó un capítulo con breves biografías, entonces se descubrió que algunos Amautas, bajo la apariencia de humildes InDios, eran maestros iniciados en misterios esotéricos y que la construcción misma de la Escuela, reflejaba las enseñanzas eternas que ellos quisieron darnos.

Estábamos frente a un caso parecido a los maestros que construyeron las catedrales de Europa, legando a la humanidad enseñanzas universales, lo que se llamó el Misterio de las Catedrales.

Hay que pensar que los constructores no disponían del caudal de materiales y artistas que enriquecieron la edad media. Nuestros Amautas aún con los pocos recursos que contaban en el yermo altiplánico pudieron elevar un templo sagrado del saber. De la misma manera Warisata Escuela-Ayllu, entraña todavía muchos enigmas, por lo que Warisata es eterna.

También hay que tomar en cuenta lo extenso del tema debido a que fueron 16 núcleos educativos que se establecieron en toda la Nación cuya influencia se irradió a Latinoamérica, cada uno de ellos tiene una magnífica historia, pero sólo me referiré al núcleo de Warisata.

Por otro lado, al haber sucedido hace muchos años, los actores principales no están más para evaluar y sería una ardua tarea reunir nuevamente a los beneficiarios que tal vez sobreviven en el campo...

La presente sistematización nos revela algo increíble, es decir, un secreto que estuvo guardado celosamente por siglos: Se encontró el paradigma lógico andino o la estructura del pensamiento andino, es decir, es la manera de cómo piensa y actúa el hombre andino, bajo una normativa comunitaria, porque el pensar va siempre unido al actuar, en otras palabras podríamos decir que actuar es lo mismo que reproducir su vida de acuerdo a una identidad cultural.

Esa reproducción contempla relaciones de intercambio económico, de producción agrícola, de sus instituciones políticas o de su cosmovisión, todo este relacionamiento transcurre bajo un sólido modo de organización comunal.

La idea de liberación es un ideal que está presente siempre en su vida, pues nunca olvida que han sido conquistados y piensa que debe liberarse, de ahí la disciplinada adhesión a sus autoridades que trabajan disimuladamente por su libertad o la esperanza de su liberación.

La solidaridad y reciprocidad son elementos que logran la unión o integración de la comunidad a la vida social, el pensarse de manera comunitaria como partes de un todo es una característica, al contrario del pensamiento occidental que se piensa de manera individual Todo lo contrario de la lógica del pensamiento occidental que es un pensar meramente teórico y pasivo.

WarisataEl paradigma lógico andino tiene de esa manera en sus premisas principios universales una completitud admirable y por tanto adquiere validez universal. Los cinco principios o variables se pueden aplicar en cualquier esfera, puesto que son un modo de pensar y actuar que fueron aplicadas en el modelo educativo de Warisata Escuela-Ayllu, que vino a resultar por ende modelo de desarrollo. ue en suma es el famoso modelo de Ayllu.

Adoptando el sistema l de dar y esperar retribuciónse expresa en dar y recibir gracias a estos preincipios se logró la integracióne Intercambio, Warisata Escuela- Ayllu, integró la escuela a la comunidad, el campo a la ciudad, los profesores de la ciudad fueron a vivir al campo y convivieron con los InDios, quienes perdieron la comprensible desconfianza que tenían al hombre mestizo.

Se creó el sistema de núcleos, es decir, la primera escuela fundada pasó a ser la matriz, puesto que en las comunidades aledañas se crearon varias escuelitas llamadas seccionales que reproducían el esquema organizativo y estaban unidos por la misma política administrativa; matriz y seccionales formaron un núcleo educativo, de estos se crearon dieciséis núcleos en toda la república, los cuales realizaban Congresos Educativos Nacionales anuales. Esta idea educativa integró también a los países de Latinoamérica que tenían la misma identidad indígena.

Porque nuestra herencia cultural es valiosa y nos confiere identificación, originalidad y proyección a futuro. Fue una educación del máximo esfuerzo, honradez y voluntad. La enseñanza bilingüe y la pedagogía por el arte afirmaban la autoestima de las razas autóctonas, vencidas por el coloniaje.

 

Yvette Mejía VeraRecuerdo que Don Arturo nos contagiaba la admiración que sentía por Warisata Escuela- Ayllu. “¡Qué notable! ¡Qué admirable! ¡Imagínense Uds. que esto sucediera actualmente...!”
Así se expresaba mientras guiaba el análisis de un párrafo del libro con sus inolvidables preguntas, luego hacíamos los respectivos comentarios y las conclusiones.
Nosotros en profundo silencio, casi con recogimiento, tratábamos de comprender, azorados. Por primera vez se leía en filosofía un autor boliviano, de algo que había sucedido en nuestra propia tierra y donde los actores principales eran InDios.
Esa época había sido portentosa. Carmen B. confiesa que en clases se le hacía un nudo en la garganta. La Escuela era demasiado hermosa para ser real. Nunca he dejado de llorar pensando en su destrucción.
Don Carlos escribió más de cien cuentos tratando de olvidar la tragedia de su Warisata. Era necesaria una nueva esperanza, un renacer...
Un homenaje a Don Carlos Salazar, el último héroe de la resistencia indianista. Un agradecimiento especial a Don Arturo Orías, mi profesor en la UMSA, que nos hizo leer esta obra en la materia de Filosofía de la Educación.

De todos los libros que he leído sólo hay uno que vale la pena leer y si hay alguna Biblia que predicar es
Warisata Escuela- Ayllu. Yvette Mejía Vera
Lic. en Filosofía

Para leer en PDF necesariamente debe tener instalado Adobe Acrobat Reader bajalo gratuitamente aqui ---> bajar Acrobat Reader

V o l v e r - P o r t a d a