The Washington Post: «Bolivia no es Venezuela»

The Washington Post destaca crecimiento económico en el gobierno de Morales: «Bolivia no es Venezuela»

Agencia Boliviana de Información (ABI) / katari.org
En un amplio reportaje en su sección «Las Américas», el diario The Washington Post, uno de los más influyentes de Estados Unidos, destaca el crecimiento económico y la estabilidad que Bolivia alcanzó en los 13 años de gobierno del presidente Evo Morales.

Con entrevistas a especialistas y personas de a pie, el diario establece que «después de que su organización, el Movimiento Al Socialismo (MAS) ganó la elección, es indiscutible que los bolivianos son más saludables, adinerados, educados y con mayor expectativa de vida que en cualquier otra época de la historia del país».

Bajo el título «¿El socialismo no funciona? Una emergente clase media boliviana quisiera decir lo contrario», el Washington Post cita al investigador asociado del Centro Latinoamericano de la Universidad de Oxford, John Crabtree, quien afirma que «la pobreza se ha reducido sustancialmente debido a la inversión pública y Bolivia le ha sacado ventaja a la mayoría de los países sudamericanos».

Según el experto, lo que se vive en Bolivia «es una transformación desde la base».

«Pero lo que hemos visto es una reducción de la pobreza y la emergencia de lo que algunas personas pueden llamar clase media», resalta.

El diario narra «que la gente que habita (La Paz) esta ciudad de las alturas, alguna vez caminaba en el barro. Ahora se transporta a través de teleféricos estilo Disneylandia».

«Las chozas de adobe han sido reemplazadas por mansiones fantasiosas», destaca.

«Antes hacíamos nuestras necesidades en bolsas, eso era humillante, ahora tenemos la dignidad de usar baños», afirma Vidal Colorado Mamani, presidente de la asociación comunal en Huancané, en una entrevista con el periódico.

Según The Washington Post, «durante años, los opositores al socialismo apuntaron a la Venezuela en colapso como ejemplo principal de ataque a la política de izquierda».

«Pero aquí en la sombra de Los Andes, los bolivianos viven la imagen opuesta: una sociedad con movilidad social hacia arriba que demuestra que, por lo menos, en las cifras, el socialismo ha funcionado», resalta el matutino.

Bajo el gobierno de Morales, las cifras demuestran que la economía boliviana ha comenzado a cerrar la brecha con el resto del continente, con un crecimiento más rápido que el registrado por países vecinos, según el Washington Post.

«Mientras tanto, los gobiernos que adoptaron políticas de mercado – notablemente en Argentina y Ecuador – encaran caos económicos y políticos», advierte.

Asimismo, apunta que «Chile, el modelo sudamericano del éxito del capitalismo, aún reina como la economía más estable de la región. Pero incluso el Fondo Monetario Internacional, ese campeón del libre mercado, acepta que el socialismo de Bolivia ha sido más efectivo para combatir la extrema pobreza que cualquier otro gobierno sudamericano, al reducir ese indicador de 33% en 2006 a 15% en 2018»,

El progreso probablemente es más visible en La Paz y El Alto, ciudades que combinadas tienen una población de 2.3 millones, dice ese diario.

The Washington Post, cita en una entrevista a un joven empresario alteño. «Apoyo a Evo, pero no soy socialista,» dijo Eynar Viscarra, 42, desde la amplia terraza de su casa.

Hijo de un chofer de bus, administra una compañía de importaciones que se benefició de los nuevos caminos hacia áreas rurales, narra The Washington Post que describe cómo su entrevistado «construye un centro comercial en El Alto para vender las marcas de Nike y Adidas para la creciente clase media boliviana».

«Quiero decir, ¿China es socialista? No lo creo. No realmente, Mira, el punto es que Bolivia no es Venezuela. Nosotros no cometimos esos grandes errores», afirma Viscarra en la entrevista realizada por The Washington Post.

El respaldo del pueblo a Morales transformó a Bolivia y la proyectó como un país fuerte
El respaldo del pueblo que el presidente Evo Morales recibió en los procesos electorales en los que se presentó con el Movimiento Al Socialismo (MAS) transformó a Bolivia y la proyectó como un país fuerte, afirmó el miércoles el canciller Diego Pary.

«Hoy las bolivianas y bolivianos tienen una visión de futuro, una visión para seguir construyendo y para seguir haciendo de Bolivia un país grande, un país que se proyecta en el mundo, un país que es protagonista en la dinámica internacional, pero fundamentalmente un país que ejerce su soberanía», dijo en entrevista con la red de Radios de los Pueblos Originarios.

El domingo más de 7 millones de ciudadanos elegirán al presidente, vicepresidente y legisladores nacionales para el periodo 2020-2025.

Morales ganó las elecciones en las que se presentó (2005, 2009 y 2014) con mayoría absoluta y varias encuestas prevén su victoria el 20 de octubre.

De acuerdo con Pary, antes de 2006, cuando el líder del MAS asumió la Presidencia, se hablaba bastante de las «dos Bolivias»: una de los indígenas, campesinos, obreros; y otra Bolivia del sector empresarial y más acomodado en el país.

Con el proceso de nacionalización de los recursos estratégicos del Estado y la Asamblea Constituyente, agregó, se logró unir a todo el pueblo boliviano con una Constitución y el nacimiento del Estado Plurinacional.

La llegada de Morales a la Presidencia «nos ha permitido cambiar toda la estructura del Estado y toda la visión del Estado» y también «implementar diferentes medidas económicas que hacen que hoy Bolivia sea líder en la economía», añadió la autoridad y recordó que Bolivia ocupaba el penúltimo lugar en crecimiento económico y desarrollo humano en la región.

«Pero no tiene sentido un crecimiento económico si eso no cambia la vida de las personas», apuntó Pary y destacó que en los últimos 13 años la tasa de pobreza disminuyó 23 puntos porcentuales.

«Ningún país en el mundo ha tenido un logro de esta naturaleza. En el año 2005 teníamos una extrema pobreza del 38,2 por ciento, el año 2018 hemos terminado con 15,2 por ciento», afirmó.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) coinciden en que Bolivia continuará liderando el crecimiento económico en la región este año, tras seis años de situarse en esa posición.

«Seguramente hay algunas debilidades, hay temas que no necesariamente todavía han sido satisfechas y es en ese contexto que en estos próximos cinco años tenemos el gran desafío de la industrialización», señaló Pary.

El MAS busca profundizar los cambios sociales y económicos con la Agenda del Bicentenario, que consta de 13 pilares referidos a la erradicación de la pobreza, universalización de los servicios básicos, acceso a la salud y educación gratuita, telecomunicaciones, seguridad alimentaria y desarrollo del aparato productivo, entre otros.

«(El objetivo es) proyectar a nuestro pueblo a un mayor desarrollo, hacia la construcción de un Estado que económicamente sea fuerte. Estamos trabajando en ello y estamos seguros que en los próximos cinco años vamos a lograr este propósito», concluyó Pary.

Los comentarios están cerrados.